martes, 19 de noviembre de 2013

Almohadones rápidos

El sábado por la tarde me puse a ordenar un poco tuve que mover una pila de cosas que había en una esquina para poder arreglar la persiana del cuarto y encontré unos almohadones viejitos que estaban esperando funda. Las opciones eran: hacerlas en el momento o volver a ponerlos en una pila esperando eternamente. Junté los materiales y me puse a trabajar en eso. Y aunque mi taller fuera un desastre total, decidí sacar fotos y mostrarlo igual porque es muy, muy fácil de hacer.


Usé relleno de almohadón, centímetro, recortes de denim, placa de corte, regla metálica, cutter circular, alfileres, tijera, encendedor y la overlock.

Empecé por medir el relleno de almohadón con el centímetro, y a esa medida la agregué un centímetro de largo y uno de ancho.

Corté dos piezas de tela, escuadrando bien los ángulos.

En la overlock busqué una puntada muy corta y tupida para que se viera mucho color en el borde, y a la vez no se deshilachara con el uso.

Con el derecho de la tela hacia afuera, cosí tres lados de la funda.

Hay gente que va cambiando las fundas de los almohadones, pero no es mi caso: incluso los lavo en el lavarropas armados y los dejo secar con el relleno puesto para que no tomen formas extrañas. Mi idea inicial era colocar un cierre, pero pensando en esto preferí simplificar un paso y cerrar todos los lados de la funda.

Puse el relleno dentro de la funda. Alejé el almohadón del borde lo más que pude y coloqué muchos alfileres para poder maniobrar todo en la overlock sin temor a pasar algo por la cuchilla.

Cerré el último lado.

Para terminar las esquinas corté dejando un par de milímetros y quemé el sobrante de hilo (de polyester) con un encendedor. Nota importante: este método sólo funciona con hilado sintético; para hilos de algodón no sirve, se forma ceniza y queda inseguro.

Tres almohadones tomaron menos de 45 minutos :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario